Un pez de hierro cargado de inteligencia cultural

Cuando Christopher Charles, un canadiense graduado en ciencias médicas,  visitó a Camboya en el 2009, descubrió que la anemia era un enorme problema de salud pública. Los efectos en los distintos pueblos del país eran desoladores: niños más pequeños, débiles y con lento desarrollo mental, mujeres cansadas y con dolores de cabeza, hemorragias frecuentes en mujeres embarazadas, etc. Desde ese momento, el doctor Charles convirtió a la lucha contra la anemia en su misión de vida. Sin embargo, no podría lograr sus ambiciones sin un poco de entendimiento cultural.

La anemia es el problema nutricional más común en el mundo, afectando primordialmente a mujeres en edad fértil, adolescentes y niños. La deficiencia de hierro es la principal causa de esta condición. La solución estándar de brindar suplementos o tabletas de hierro no está funcionando por diversas razones: son difíciles de encontrar, son demasiadas caras y generan efectos secundarios negativos.

Entonces Charles llegó con una idea novedosa. Inspirado en investigaciones previas que demostraban que cocinar en ollas de hierro incrementaba el contenido de hierro en la comida, decidió poner un trozo de hierro en las ollas de cocina (comprar ollas de hierro era simplemente demasiado costoso para las familias de Camboya). Sin embargo, esta iniciativa tuvo muy poca aceptación, ya que las mujeres de los pueblos se mostraron reticentes a poner un pesado pedazo de hierro en sus ollas, y en cambio le daban otros usos, tales como pisa-papeles, traba de puertas, etc.

Lejos de desmotivarse, Charles decidió zambullirse en las creencias y rituales más profundos de la cultura camboyana con el objetivo de moldear al pedazo de hierro con algún símbolo que motivara a los camboyanos a utilizarla, y que a la vez estuviera  relacionado con la cocina. Luego de 6 meses viviendo como un camboyano más, comenzó a percibir cómo el pescado era consumido prácticamente en cada comida. De hecho, Camboya es un país que confía plenamente en la pesca para su supervivencia. A la vez, los peces en Camboya son asociados con la suerte. ¡El combo era perfecto! El diseño del pez de hierro tuvo un éxito inmediato. Comprender la conexión cultural fue clave para solucionar este problema.

file-1-aspx_

Luego de un año de la creación, distribución y uso del “pez de hierro de la suerte” en las áreas testeadas, la anemia prácticamente ha desaparecido. Ver video: https://www.youtube.com/watch?v=sMsN8fUuncI

¿Conoces alguna otra historia en la cual se haya tenido en cuenta el factor cultural para un mayor impacto en la sociedad?

Marcelo Baudino - 2


Marcelo Baudino
Director de Iceberg Inteligencia Cultural
Linkedin: https://ar.linkedin.com/in/marcelobaudino

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s