La agridulce experiencia de vivir un choque cultural


Luego de haber vivido en 4 países y trabajado con expatriados por más de 10 años, muchas personas me hacen preguntas como: “¿Qué es lo más difícil de vivir en otro país? ¿Es inevitable caer en una etapa de choque cultural? ¿Podré adaptarme?” Las respuestas, como pueden imaginarse, no son sencillas ni únicas ni precisas.

En nuestras sociedades, cruzar las fronteras se ha vuelto un acto rutinario. Ya sean fronteras nacionales, fronteras de una ciudad o incluso las fronteras invisibles que pueden sentirse al moverse de una escuela a otra o de un barrio a otro; existe una alta probabilidad de que experimentemos diferentes grados de estrés, ansiedad y fatiga. Esto suele definirse como “choque cultural” (shock cultural), aunque quizás el término “estrés de aculturación” sea más acertado. Sigue leyendo

El profesional estrella de una firma en México


Todos en la empresa hablaban muy bien de Sergio. De alguna manera, Sergio se había convertido en la estrella mayor entre los Gerentes Junior de la sede mexicana de una empresa global. Era el presente y futuro de la empresa. Para mí no dejaba de ser un misterio, pues si bien era verdad que Sergio me causaba una excelente impresión cuando conversaba con él, me llamaba poderosamente la atención que cada vez que lo encontraba en distintas partes de la empresa, siempre estaba en algún cubículo conversando con alguna persona. Su nivel de popularidad en la firma era muy visible. Una vez que fuimos a almorzar, en el trayecto de regreso desde la entrada de la firma hasta su oficina, había saludado con nombre y apellido, y una brevísima charla personal, al menos a unas 12 personas.

Un día me acerco a él y le pregunto directamente fiel al estilo argentino: “¿Vos cuándo trabajas si te la pasas conversando con las personas?”. Su respuesta me cambió la percepción del rol de las relaciones en el trabajo en México. Me dijo con una sonrisa: “Marcelo, cuando yo ingreso a una reunión, ya tengo todos los acuerdos logrados de antemano”. Sigue leyendo

Un divertido ejercicio para aprender sobre las culturas del mundo


Conocer de manera objetiva lo que valoran las diferentes culturas del mundo, por lo general no es una tarea sencilla. Requiere tiempo, conocimientos y habilidades específicas, y sobretodo experiencias significativas que nos permitan comprender los valores y creencias fundamentales. Así que el día de hoy quiero compartirles un ejercicio sencillo y divertido para aprender un poco sobre las distintas culturas del mundo en poco tiempo. Lo que les propongo es prestar atención a los refranes con frecuencia utilizados y transmitidos de generación en generación en una cultura, y a los mensajes que estos promueven.

Es común escuchar algunos refranes de la misma manera o con algunas variaciones en diferentes países y culturas. Esto puede ser un indicador de similitudes culturales o de que simplemente se han transmitido entre culturas porque se han encontrado aplicables. En todo caso, la clave está en conocer como varían las interpretaciones, la relevancia que tienen en el día a día, y los matices del contexto en el que se dicen. Y como del dicho al hecho hay poco trecho, les traigo algunos refranes utilizados en algunas culturas para que hagamos el ejercicio:

Bolivia: “Alábate panza, que nadie te quiere comer”
La panza es una de las vísceras de la res cuyo sabor no es del todo agradable, y en muchos casos es un gusto adquirido. El refrán se usa cuando alguien es muy engreído, y se le quiere decir que su engreimiento hace que nadie le quiera. Sigue leyendo

Mucho se habla de expatriaciones y poco de repatriaciones


Con frecuencia las organizaciones ofrecen apoyo y entrenamiento intercultural a sus futuros expatriados, con el objetivo de asegurar la efectividad en su asignación internacional lo más pronto posible. Pero los descuidan totalmente cuando regresan. “¡Al fin y al cabo, regresan a su país, a lo conocido, con su familia, con sus amigos! ¿Qué puede salir mal?”

La realidad que es son muchos las dificultades que pueden haber, tanto para la organización, como para la vida profesional y personal del empleado. A continuación les compartimos algunas de las problemáticas sobre las que estuvimos discutiendo con otras personas que han vuelto a “casa” luego de una expatriación: Sigue leyendo

Hablemos de apropiación cultural


¿Cuáles son tus sensaciones con las siguientes situaciones?

  1. Calu Rivero, una modelo y actriz argentina, asistió a la boda “puna-chic” del gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, vestida de “coya fashion”. Similarmente, Karlie Kloss, una de las más bellas modelos de Victoria Secret, desfiló con un bikini con flecos, joyería turquesa y una enorme corona de plumas; en esencia un traje de “indiecita sexy”.
  1. Un estadounidense llegó a una fiesta de disfraces vestido de “mexicano”: usaba un sombrero enorme, unos bigotes postizos y un poncho.
  1. Taylor Swift filmó un video musical en África, mostrando el paisaje, sus animales y su belleza. Sin embargo, olvidó un pequeño detalle: incluir a personas de piel negra.

Uno de los términos actuales que suele causar mucha confusión, y a veces un poco de indignación, es el de apropiación cultural. De hecho, muchos sectores, incluidos el mundo de la moda, la industria cinematográfica, equipos deportivos y celebridades, han sido acusados de apropiarse de culturas en un punto u otro. Pero, ¿cómo es posible apropiarse de una cultura? ¿No se tratan estos ejemplos de un modo de apreciar a otras culturas? ¿Acaso en los tiempos híper conectados de hoy, no existe cierto nivel de contagio entre todos los grupos culturales? Sigue leyendo

Aprendiendo de los choques culturales entre alemanes y latinos


Aproximadamente 2.000 empresas alemanas tienen una sucursal en América Latina. Brasil, México y Argentina son los países con más inversión directa en el ramo de producción industrial, principalmente en el rubro automotor (Ej. Volkswagen, Mercedes Benz, etc.) y el químico/farmacéutico (Ej. Bayer, BASF, Henkel, etc.). En un estudio publicado por el banco Deutsche Bank, los principales motivos para la presencia local son el acceso al mercado, el servicio al cliente y la producción local para los mercados domésticos, de esa forma reduciendo riesgos de cambio y barreras de comercio, tales como impuestos o cuotas de importación.

Dicha expansión de las empresas resulta en muchos alemanes trabajando por algunos años en América Latina, lo que a su vez representa una enorme oportunidad de crecimiento profesional y personal. Sin embargo, esta oportunidad no viene sin sus desafíos. Sigue leyendo

Se buscan sólo peruanos


La empresa era una representación pura de la cultura peruana. Había nacido de un sueño de un grupo de peruanos, en territorio peruano y con capitales peruanos; y con esfuerzo y sudor se fue posicionando como una de las más exitosas empresas del país. Como a toda compañía con perspectivas de crecimiento, el mercado local le quedó chico, y comenzó a explorar oportunidades en otros horizontes. De esta manera, logro consolidar su presencia en más de 20 países y en 3 continentes.

De repente, un dilema comenzó a evidenciarse entre la cúpula directiva de la empresa. ¿Somos una empresa peruana o una empresa multinacional? ¿Deberíamos intentar mantener la esencia cultural peruana, o deberíamos transicionar hacia una cultural global? Lo que inicialmente se presentó como una cuestión sin mayor importancia, eventualmente se transformó en una decisión crítica cuando se comenzó a analizar la posibilidad de incorporar a la dirección general a un chileno. Un grupo de peruanos de la comisión directiva se opuso tajantemente: “Esta es una empresa peruana por lo que el liderazgo debe permanecer en manos peruanas, y por ningún motivo deberíamos incorporar a un chileno”. Otros pocos sostenían que no importaba la nacionalidad, sino más bien las competencias necesarias para dicho cargo. Sigue leyendo

Las eternas rivalidades Latinoamericanas


A muchos guatemaltecos no les gustan los mexicanos, aun cuando muchos de ellos quieren cruzar la frontera hacia México para mejorar sus estándares de vida. Algunos argentinos aún están enojados con los chilenos por no haber apoyado a la Argentina durante la Guerra de las Malvinas, por más que, al igual que en Argentina, en Chile había una dictadura, es decir, los gobernantes de turno no eran una representación directa del pueblo. En Venezuela no quería a los colombianos porque siempre cruzaban la frontera para venirles a “robar” sus trabajos. Ahora que sucede al revés, el resentimiento también parece haberse trasladado. Una gran mayoría de brasileros apoyaban a muerte a Alemania en la final de la copa del mundo contra Argentina, por más que hacía sólo unos días que Alemania había humillado a Brasil 7 a 1. “¿Quién se iba a aguantar a los argentinos si ganaban en tierra brasilera?”, pensaban. Una empresa internacional de origen peruana se niega a promover a un chileno para su comisión directiva… “¿Cómo puede ser que un chileno dirija el futuro de una empresa peruana?”, se preguntaban. Parece ser que las secuelas de la guerra del Pacífico aun hacen estrago en sus subconscientes.

La rivalidades entre países latinoamericanos encuentran su origen en enfrentamientos históricos, en competencias deportivas o en estereotipos calados en lo más profundo de la conciencia colectiva. Sigue leyendo

Nuestros temores ocultos con los refugiados


“¿Por qué le daría trabajo a un refugiado cuando podría dárselo a un argentino?” Esta frase pertenece a un responsable de RRHH de una empresa con presencia en varios países. Si bien no me identifico con la misma, la comprendo y puedo explicarla. Básicamente se resume en lo siguiente: “¿Por qué deberíamos ayudar a alguien que es externo a nuestro grupo primario? Antes que ayudar a otros, deberíamos ayudarnos principalmente a nosotros mismos. Además… es un refugiado.”

Mi primera reacción fue preguntarme en silencio lo siguiente: “¿Quiénes somos <<nosotros mismos>>? ¿Se refiere a los latinoamericanos? ¿Se refiere a los argentinos? ¿Tal vez se refiere a los porteños? ¿O en realidad está hablando de sus amigos y familiares?”. ¿Dónde ponemos el límite a las demás personas cuando se trata de solidarizarnos o de ser justos y equitativos? Si comenzamos con la retórica de a quiénes deberíamos ayudar en primer lugar, quizás nunca ayudemos a nadie. ¿O será quizás que uno está tan lleno de preconceptos sobre los refugiados que nos impiden tratarlos con equidad y ofrecerles un trabajo si pueden realizarlo competitivamente? Sigue leyendo

Delegación vs control, un dilema intercultural


Recién llegado a Colombia, a Philip no le fue complicado conseguir trabajo en Bogotá. Su maestría en una prestigiosa universidad estadounidense y la experiencia de trabajo en algunas reconocidas empresas multinacionales, le allanaron el camino. A las pocas semanas ya se encontraba trabajando en un equipo multicultural encargado de la cadena logística de una empresa regional. El mismo estaba liderado por Paula Andrea, una colombiana con más de 10 años de experiencia de trabajo. Su espíritu emprendedor y visionario motivó a Philip, quien se sintió gratamente reconocido cuando Paula Andrea le delegó su primer proyecto.

Tenía la responsabilidad de planificar el flujo de entrega de un producto a un nuevo cliente en un país vecino antes de los 2 meses. Motivado y comprometido con el gran desafío que le habían delegado, se puso manos a la obra para realizar un excelente trabajo y cumplir con los objetivos establecidos. Luego de un par de semanas, dónde Philip tuvo bastante tranquilidad y libertad para avanzar con el proyecto, Paula Andrea lo llamó a su oficina para delinear algunos puntos del mismo. En la reunión Paula Andrea se encargó de definirle cómo iban a trabajar, qué características debía tener el flujo de entrega, y cada cuánto esperaba un informe del progreso en el proyecto. Philip salió de la reunión muy confundido. Casi no tuvo la posibilidad de comentarle los avances que había realizado ni cuál era su propuesta de trabajo. ¿Por qué le había delegado un proyecto cuando después iba a controlarlo de esta manera?”, se preguntó. “¿Acaso no confiaba en su trabajo? ¿Será que sus impresiones sobre Paula Andrea estaban equivocadas?” Sigue leyendo