Seis tipos de profesionales en contextos multiculturales


Trabajar en un contexto internacional es un desafío tan peculiar que no todas las personas alcanzan el mismo nivel de productividad que cuando trabajan con compatriotas. Tampoco todas las personas llegan a disfrutarlo de la misma manera. Es por esto quizás que a la hora de trabajar con personas de otras culturas (ya sea de manera presencial o virtual), las actitudes suelen ser tan divergentes. A lo largo de nuestros 8 años de experiencia desarrollando profesionales con inteligencia cultural en América Latina, hemos detectado a seis tipos de profesionales que reaccionan de manera diferente al trabajo intercultural: Sigue leyendo

Hokkaidō, la isla japonesa que no es culturalmente japonesa


Cada vez es más claro que la historia y la geografía tienen un impacto subliminal y sorprendente en nuestra manera de pensar. La influencia es tan potente que, por ejemplo, los tipos de alimentos que solían cultivar nuestros antepasados han moldeado nuestro pensamiento, o un solo río ha sido capaz de marcar los límites entre dos estilos cognitivos diferentes. También la necesidad de conquista de un territorio desolado y agreste puede acuñar valores que parecen ajenos a los de los vecinos más cercanos. Esto fue exactamente lo que sucedió en Hokkaidō. Sigue leyendo

La cultura toma vida a través del baile


Durante una fiesta en un departamento en Zúrich, Suiza, con personas de más de 10 países diferentes, el pop y las conversaciones en inglés reinaban en un espacio de baile improvisado. De pronto un círculo se armó alrededor de mi amigo personal de Nigeria, Kenoma Agbamu, quien se movía conectado a un nivel espiritual con los ritmos de la canción.  Muy pocos en la sala fuimos capaces de acércanos a la armonía corporal que alcanzó. Más tarde me dijo: “Yo no me puedo imaginar la música separada del baile”. Esto me llevó a reflexionar sobre los significados que transmiten las distintas tradiciones alrededor de la música y el baile en diferentes países. Sigue leyendo

El profesional estrella de una firma en México


Todos en la empresa hablaban muy bien de Sergio. De alguna manera, Sergio se había convertido en la estrella mayor entre los Gerentes Junior de la sede mexicana de una empresa global. Era el presente y futuro de la empresa. Para mí no dejaba de ser un misterio, pues si bien era verdad que Sergio me causaba una excelente impresión cuando conversaba con él, me llamaba poderosamente la atención que cada vez que lo encontraba en distintas partes de la empresa, siempre estaba en algún cubículo conversando con alguna persona. Su nivel de popularidad en la firma era muy visible. Una vez que fuimos a almorzar, en el trayecto de regreso desde la entrada de la firma hasta su oficina, había saludado con nombre y apellido, y una brevísima charla personal, al menos a unas 12 personas.

Un día me acerco a él y le pregunto directamente fiel al estilo argentino: “¿Vos cuándo trabajas si te la pasas conversando con las personas?”. Su respuesta me cambió la percepción del rol de las relaciones en el trabajo en México. Me dijo con una sonrisa: “Marcelo, cuando yo ingreso a una reunión, ya tengo todos los acuerdos logrados de antemano”. Sigue leyendo

Kintsugi, alcanzando la perfección a través de la imperfección


Cuándo algo se rompe, ¿qué haces? ¿Lo tiras y reemplazas con algo nuevo? ¿O intentas arreglarlo de manera de formar algo diferente y hermoso? Si haces lo segundo, sin darte cuenta estás practicando el Kintsugi, una práctica que en Japón transformaron en arte y que, de alguna manera, nos dice mucho sobre su cultura.

En lugar de tirar las piezas de una jarra o vasija rota, las piezas se unen nuevamente con costuras de oro. De hecho, la palabra kintsugi significa literalmente “carpintería de oro”, aunque en la actualidad los artesanos utilizan una variedad de materiales para conectar a las piezas. Cada uno de estos objetos no es solamente reparado, sino que es transformado en piezas de arte. A diferencia de lo que uno podría llegar a imaginarse, en el kintsugi, las grietas se destacan en lugar de ocultarse. Sigue leyendo

La comunicación indirecta también tiene sus ventajas


¿Cuál es la mejor manera de comunicarse? Aunque la respuesta adecuada a esta pregunta sería un gran “depende” (de la cultura con la cultural interactúas por ejemplo), parece existir un acuerdo generalizado que considera definitivamente superior a la comunicación directa: decir lo que uno piensa de manera clara, honesta y concisa. La comunicación indirecta, en cambio, tiene una mala reputación por ser débil, deshonesta, ineficiente, etc. Es frecuente escuchar frases sentenciadoras como:

  • Si no expresa claramente lo que piensa, es su problema
  • Todo sería más simple si todos habláramos más directamente
  • ¿Cómo puedo adivinar lo que piensas si no lo dices tal cual?!

Con el ánimo de aventurarnos en el mundo de la comunicación de más de 4000 millones de personas en el mundo, imaginémonos por un momento las ventajas y beneficios de comunicarse de manera indirecta. Quizás de esta manera descubramos que existen buenas razones para aprender a hablar e interpretar una comunicación indirecta: Sigue leyendo

Aprendiendo de los choques culturales entre alemanes y latinos


Aproximadamente 2.000 empresas alemanas tienen una sucursal en América Latina. Brasil, México y Argentina son los países con más inversión directa en el ramo de producción industrial, principalmente en el rubro automotor (Ej. Volkswagen, Mercedes Benz, etc.) y el químico/farmacéutico (Ej. Bayer, BASF, Henkel, etc.). En un estudio publicado por el banco Deutsche Bank, los principales motivos para la presencia local son el acceso al mercado, el servicio al cliente y la producción local para los mercados domésticos, de esa forma reduciendo riesgos de cambio y barreras de comercio, tales como impuestos o cuotas de importación.

Dicha expansión de las empresas resulta en muchos alemanes trabajando por algunos años en América Latina, lo que a su vez representa una enorme oportunidad de crecimiento profesional y personal. Sin embargo, esta oportunidad no viene sin sus desafíos. Sigue leyendo

¿Y si pensamos cómo mejorar la efectividad de los Equipos Globales?


Los equipos globales son tan comunes hoy en día que ni siquiera nos detenemos a pensar en los desafíos que implica trabajar con colegas ubicados en la otra punta del mundo. No hay apretones de mano, no hay conversaciones en el área del café, no hay un contexto común con el cuál romper el hielo. Incluso el lenguaje corporal, que nos da algunas pistas de si nos estamos comunicando efectivamente o no, se encuentra limitado por la virtualidad.

Aun así, muchos de nosotros trabajamos en equipos globales casi todos los días. Utilizamos videoconferencias, mensajería instantánea, software colaborativo, etc., sin pensar cómo impactan en la efectividad de nuestro equipo. Sigue leyendo

El costo de la miopía cultural


Cuando nos reunimos con reconocidas organizaciones internacionales, muchas veces se apresuran a aclarar: “En nuestra firma no hemos tenido ningún problema en el trabajo intercultural”. Sin embargo, quizás este sea el primer indicio de una clara muestra de baja sensibilidad cultural. ¿Por qué? ¡Analicémoslo!

Comencemos con un punto clave: en la mayoría de los casos las empresas no cuentan con las herramientas para identificar los desafíos interculturales que enfrentan sus profesionales en el día a día. Sigue leyendo

Delegación vs control, un dilema intercultural


Recién llegado a Colombia, a Philip no le fue complicado conseguir trabajo en Bogotá. Su maestría en una prestigiosa universidad estadounidense y la experiencia de trabajo en algunas reconocidas empresas multinacionales, le allanaron el camino. A las pocas semanas ya se encontraba trabajando en un equipo multicultural encargado de la cadena logística de una empresa regional. El mismo estaba liderado por Paula Andrea, una colombiana con más de 10 años de experiencia de trabajo. Su espíritu emprendedor y visionario motivó a Philip, quien se sintió gratamente reconocido cuando Paula Andrea le delegó su primer proyecto.

Tenía la responsabilidad de planificar el flujo de entrega de un producto a un nuevo cliente en un país vecino antes de los 2 meses. Motivado y comprometido con el gran desafío que le habían delegado, se puso manos a la obra para realizar un excelente trabajo y cumplir con los objetivos establecidos. Luego de un par de semanas, dónde Philip tuvo bastante tranquilidad y libertad para avanzar con el proyecto, Paula Andrea lo llamó a su oficina para delinear algunos puntos del mismo. En la reunión Paula Andrea se encargó de definirle cómo iban a trabajar, qué características debía tener el flujo de entrega, y cada cuánto esperaba un informe del progreso en el proyecto. Philip salió de la reunión muy confundido. Casi no tuvo la posibilidad de comentarle los avances que había realizado ni cuál era su propuesta de trabajo. ¿Por qué le había delegado un proyecto cuando después iba a controlarlo de esta manera?”, se preguntó. “¿Acaso no confiaba en su trabajo? ¿Será que sus impresiones sobre Paula Andrea estaban equivocadas?” Sigue leyendo