El encuentro con los “otros” y el descubrimiento de nuestros valores


¿A quién elegirías para formar una familia; a una persona que comparte tus valores y tiene una visión similar de la vida, o a alguien muy diferente a ti? Creo que me imagino tu respuesta. En efecto, en la naturaleza genética, evolutiva o divina de los seres humanos, parece existir un anhelo profundo, intrínseco e inherente de asociación, de similitud. Enraizado en las necesidades humanas básicas, este impulso innato a afiliarse con criaturas similares, nos ha llevado a emparejarnos para la reproducción y a co-crear comunidades.

Son varias las necesidades que nos llevan, en cierto grado, a formar agrupaciones sociales en las cuales nos podamos sentir satisfechos, significativos, importantes y cómodos. Estos deseos son la base de los valores culturales. Los valores son estándares de lo que es considerado deseable dentro de una colectividad, reflejando tradiciones culturales. Pero también plantean una distancia percibidas con quienes han generado otras tradiciones culturales. Sigue leyendo

La tolerancia es para cobardes


Dirigiéndose a cientos de empleados en el evento corporativo sobre diversidad, el CEO de AT&T, Randall Stephenson expuso sobre las tensiones raciales que están lastimando a las comunidades estadounidenses. Más allá del profundo y significativo mensaje del líder de una de las corporaciones más poderosas del mundo, llamó la atención una de sus frases: “La tolerancia es para cobardes”. (ver video)

Esta frase, provocativa y polémica, parece ir a contramano de muchas de las enseñanzas que aprendimos desde niños: “hay que ser tolerantes hacia los demás”. ¿A qué se refería exactamente Randall al expresarla en un contexto donde los problemas raciales son un tema rutinario en el país más poderoso del mundo? Sigue leyendo

Una cebolla para comprender el concepto de identidad


Marcelo Baudino

¿Qué es lo primero que se te viene a la cabeza cuando me ves?

Piensa en la última vez que conociste a alguien. Probablemente, sin pensarlo, estuviste evaluando a esa persona y comparándola contigo mismo. De alguna manera, esas reflexiones que hiciste determinaron tu actitud y comportamiento hacia ella. Personalmente, si nos llegamos a encontrar en la calle, me gustaría saber quién eres. Y también me gustaría asegurarme que te lleves una buena impresión de quién soy. Cada vez que nos ponemos en contacto con otras personas, solemos hacernos preguntas sobre nuestra propia identidad, aunque quizás no nos percatemos de ello.

Por lo general, en nuestras propias sociedades  tenemos ciertas “pistas” para leer la identidad de los demás. Por su acento podemos identificar de dónde podrían ser, por su vestimenta podemos conocer cuál es su ocupación o su nivel educativo, y por sus formas, qué antecedentes familiares o calidad de vida parecen tener. Desde muy pequeños hemos aprendido a “leer” el estatus y los símbolos de la identidad de las personas que nos resultan familiares. Pero a través de las culturas, la cuestión de identidad suele resultar confusa. Sigue leyendo

Hablemos de apropiación cultural


¿Cuáles son tus sensaciones con las siguientes situaciones?

  1. Calu Rivero, una modelo y actriz argentina, asistió a la boda “puna-chic” del gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, vestida de “coya fashion”. Similarmente, Karlie Kloss, una de las más bellas modelos de Victoria Secret, desfiló con un bikini con flecos, joyería turquesa y una enorme corona de plumas; en esencia un traje de “indiecita sexy”.
  1. Un estadounidense llegó a una fiesta de disfraces vestido de “mexicano”: usaba un sombrero enorme, unos bigotes postizos y un poncho.
  1. Taylor Swift filmó un video musical en África, mostrando el paisaje, sus animales y su belleza. Sin embargo, olvidó un pequeño detalle: incluir a personas de piel negra.

Uno de los términos actuales que suele causar mucha confusión, y a veces un poco de indignación, es el de apropiación cultural. De hecho, muchos sectores, incluidos el mundo de la moda, la industria cinematográfica, equipos deportivos y celebridades, han sido acusados de apropiarse de culturas en un punto u otro. Pero, ¿cómo es posible apropiarse de una cultura? ¿No se tratan estos ejemplos de un modo de apreciar a otras culturas? ¿Acaso en los tiempos híper conectados de hoy, no existe cierto nivel de contagio entre todos los grupos culturales? Sigue leyendo

4 lecciones de los más experimentados en diversidad e inclusión


Martín está a cargo de la gestión de la diversidad en una compañía latinoamericana con fuerte presencia internacional. Recientemente le asignaron una tarea aparentemente sencilla: “Enfócate en la minorías”. El director sponsor de la iniciativa le dijo: “Me gustaría ver un aumento en nuestros números del 25% al 45%”.

Las minorías están ampliamente subrepresentadas en la compañía, pero Martín sabía que esto sólo era parte de un problema mayor. Las mujeres por ejemplo, sólo ocupaban un pequeño % de la plantilla de trabajadores, especialmente entre los gerentes y directivos. Tampoco existía una iniciativa para contratar a personas con discapacidades y no había una política establecida que promoviera distintas formas de pensamiento. Para complicar más las cosas, era evidente la falta de compromiso por parte de la dirección en facilitar el cambio de mentalidad que exigía el éxito de una iniciativa en Diversidad & Inclusión. Martín era consciente que los esfuerzos organizacionales necesitaban enfocarse más allá de los números. Si querían generar un efecto positivo y medible, necesitaban una solución colectiva y multidimensional. Sigue leyendo

Comprendiendo los 6 niveles de la cultura


Cada uno de nosotros es único, eso está claro. También es posible detectar ciertas características de personalidad similares entre quienes deciden estudiar ingeniería, informática, recursos humanos, negocios, etc. Ahora bien, cuando un equipo de personas, independientemente del perfil de sus integrantes, se involucra activamente en un proyecto determinado, suele generarse una forma de trabajo y un código de comunicación propio. Por otra parte, también es verdad que cuando nos cambiamos de empresa, solemos notar claramente los diferentes ritmos de trabajo; y poco a poco vamos incorporando las nuevas reglas invisibles de comportamiento. A esto hay que sumarle el  hecho de que por más que nos encontremos en una misma empresa global, los empleados suelen comportarse en base a las normas culturales de sus países. ¿A cuántos niveles de la cultura nos hemos referido en un solo párrafo? Varios! Analicemos cuáles: Sigue leyendo

¿Cuándo fue la última vez que revisaste tu sensibilidad intercultural?


Si pudieras elegir entre conocer las 10 cosas que debes hacer y evitar hacer en la cultura china”, o darte cuenta “cómo se siente tu contraparte china”; ¿qué elegirías?

A nadie le gusta ofender a los demás y mucho menos hacer el ridículo. Por esta razón, muchas veces nos tentamos a seguir una lista de “consejos” sobre cómo comportarse en un país determinado (Dos and Don’ts) para ajustar apropiadamente nuestra conducta y dejar una buena impresión. Sin embargo, hoy existe una evidencia abrumadora de que el darse cuenta de cómo se sienten los otros, en otras palabras; desarrollar sensibilidad intercultural, es la clave para ser efectivo en contextos multiculturales. Sigue leyendo

¿Cuándo has necesitado refugio?


¿Qué significa “buscar refugio”? Seguro que en algún momento de tu vida estuviste triste y querías un abrazo. Ese abrazo es un tipo de refugio. Quizás en algún momento de tu vida te sentías perdido, y querías una señal de hacia dónde ir. Esa señal es un refugio. Tal vez en algún momento de tu vida te sentiste con medio y querías un lugar para sentirte protegido. Ese lugar era un refugio (un lugar de protección, asilo o amparo).

En los últimos años, por los sucesos que se han desarrollado en Siria, la problemática de los refugiados ha adquirido notoriedad global. Noticias a diario de cientos de miles de refugiados que huyen de un lugar a otro para salvar sus vidas. Videos, imágenes y artículos muy impresionables sobre las dificultades que enfrentan los refugiados. Sin embargo, aun con esta invasión de noticias, nos es muy difícil comprender el nivel de desamparo que enfrentan. ¿Es posible ser verdaderamente empáticos con ellos? ¿Es posible ponernos en su lugar para comprender realmente la necesidad de refugio que están teniendo? Sí lo es, al menos en cierto grado.

En nuestras vidas enfrentamos una innumerable cantidad de desafíos. En estos desafíos posiblemente hemos deseado o necesitado refugio. Desde perder nuestra casa o nuestro trabajo, hasta una mudanza o cambios alrededor nuestro o en nuestra familia, o cambios dentro de nosotros. Las personas de todas las edades alguna vez se sienten aisladas y solas. Si buscamos en nuestras propias experiencias, quizás descubramos lo que necesitan las personas cuando se sienten desarraigadas, desconectadas, empequeñecidos, invisibles o atrapados. Sigue leyendo

Las generaciones también tienen su cultura


Los espacios de trabajo ya no son lo mismo. Mientras la expectativa de vida se extiende, y las condiciones económicas exigen a muchas personas continuar trabajando más allá de la edad tradicional de jubilación, las compañías suelen descubrir que tienen equipos con 4 generaciones trabajando juntas (Tradicionalistas, Baby Boomers, Generación X y Generación Y). Esto implica la coexistencia de cuatro conjuntos de expectativas, motivaciones, actitudes, comportamientos y estilos de comunicación; colaborando para un mismo fin. Para cada uno de los grupos, son 4 conjuntos de puntos de vista diferentes, y para algunos, puntos de vista erróneos. La complejidad se incrementa cuando consideramos las diferencias culturales existentes entre generaciones de distintos países. Esta es la realidad actual de muchas las empresas globales.

Las generaciones también tienen sus culturas y cuando se trata de gestionar diferencias intergeneracionales en nuestros equipos, es posible trazar varios paralelismos con la gestión de las diferencias culturales, Sigue leyendo

Nuestros temores ocultos con los refugiados


“¿Por qué le daría trabajo a un refugiado cuando podría dárselo a un argentino?” Esta frase pertenece a un responsable de RRHH de una empresa con presencia en varios países. Si bien no me identifico con la misma, la comprendo y puedo explicarla. Básicamente se resume en lo siguiente: “¿Por qué deberíamos ayudar a alguien que es externo a nuestro grupo primario? Antes que ayudar a otros, deberíamos ayudarnos principalmente a nosotros mismos. Además… es un refugiado.”

Mi primera reacción fue preguntarme en silencio lo siguiente: “¿Quiénes somos <<nosotros mismos>>? ¿Se refiere a los latinoamericanos? ¿Se refiere a los argentinos? ¿Tal vez se refiere a los porteños? ¿O en realidad está hablando de sus amigos y familiares?”. ¿Dónde ponemos el límite a las demás personas cuando se trata de solidarizarnos o de ser justos y equitativos? Si comenzamos con la retórica de a quiénes deberíamos ayudar en primer lugar, quizás nunca ayudemos a nadie. ¿O será quizás que uno está tan lleno de preconceptos sobre los refugiados que nos impiden tratarlos con equidad y ofrecerles un trabajo si pueden realizarlo competitivamente? Sigue leyendo