Luces y sombras para los expatriados en América Latina


Elegir el destino adecuado para mudarse a otro país, puede ser una ardua tarea para un futuro expatriado y su familia. La elección dependerá en gran medida de si las razones de la reubicación son meramente financieras, una mejora en el balance de vida, una mayor estabilidad laboral, estudios universitarios, o cualquiera de las tantas que existen. Si tan solo hubiese alguna encuesta a los expatriados del mundo que nos cuenten sus experiencias en sus distintas ubicaciones… Buenas noticias, ¡sí lo hay! Sigue leyendo

La agridulce experiencia de vivir un choque cultural


Luego de haber vivido en 4 países y trabajado con expatriados por más de 10 años, muchas personas me hacen preguntas como: “¿Qué es lo más difícil de vivir en otro país? ¿Es inevitable caer en una etapa de choque cultural? ¿Podré adaptarme?” Las respuestas, como pueden imaginarse, no son sencillas ni únicas ni precisas.

En nuestras sociedades, cruzar las fronteras se ha vuelto un acto rutinario. Ya sean fronteras nacionales, fronteras de una ciudad o incluso las fronteras invisibles que pueden sentirse al moverse de una escuela a otra o de un barrio a otro; existe una alta probabilidad de que experimentemos diferentes grados de estrés, ansiedad y fatiga. Esto suele definirse como “choque cultural” (shock cultural), aunque quizás el término “estrés de aculturación” sea más acertado. Sigue leyendo

Lecciones de AIG en China: La cultura no se cambia de la noche a la mañana


Aunque el comercio de seguros de vida fue introducido a China desde inicios del siglo XIX, no fue sino hasta finales de los 90’ que éste consiguió una importante popularidad el país. La reconocida compañía de seguros, AIG, a través de su subsidiaria AIA, fue la primera firma extranjera en atreverse a conquistar el mercado chino con sus exitosos productos para la gestión del riesgo, especialmente, con los seguros de vida. Orgullosos de su estrategia internacional, los directivos se enfocaron a entrenar a sus agentes de ventas para llevar el mensaje de la necesidad de protección a los hogares, contándoles a su vez historias desafortunadas por las que habían atravesado familias que no contaban con un seguro. Utilizaban el mismo discurso de amor y responsabilidad que tanto les dio éxito en el mercado de EEUU. Sin embargo, el producto no fue bien recibido en el gigante asiático. Sus agentes de ventas no sólo enfrentaron rechazo, sino también desconfianza, desprecio y hostilidad. ¿Qué estaba sucediendo? A pesar de los esfuerzos de AIA para incrementar el nivel de consciencia sobre el riesgo en las familias, la sociedad china en general rechazó el tan siquiera contemplar la adquisición de uno de estos productos. La comercialización de seguros de vida, implicaba poner sobre la mesa el tema de “la muerte”, y abordarlo de manera fría y directa. Un tema que ha sido profundamente tabú en la cultura china. Sigue leyendo