¿Qué significa ser un verdadero nacional de tu país?


¿Qué tan “argentino” eres? ¿Qué te hace “mexicano”? ¿A quién considerarías un “colombiano”? ¿Por qué creerías que tal persona no es suficientemente “chilena”?

En épocas donde el nacionalismo parece fortalecerse en el mundo y el discurso xenófobo de varios líderes globales hacia los extranjeros se intensifica, vale la pena preguntarse “¿quién es verdaderamente uno de nosotros?”. La identidad de los países es un concepto relativamente ambiguo y ampliamente dinámico, que involucra una mezcla de valores, idioma, historia, cultura y ciudadanía. En definitiva ¿cómo se puede definir si alguien es genuinamente de tal país? Sigue leyendo

Comprendiendo los 6 niveles de la cultura


Cada uno de nosotros es único, eso está claro. También es posible detectar ciertas características de personalidad similares entre quienes deciden estudiar ingeniería, informática, recursos humanos, negocios, etc. Ahora bien, cuando un equipo de personas, independientemente del perfil de sus integrantes, se involucra activamente en un proyecto determinado, suele generarse una forma de trabajo y un código de comunicación propio. Por otra parte, también es verdad que cuando nos cambiamos de empresa, solemos notar claramente los diferentes ritmos de trabajo; y poco a poco vamos incorporando las nuevas reglas invisibles de comportamiento. A esto hay que sumarle el  hecho de que por más que nos encontremos en una misma empresa global, los empleados suelen comportarse en base a las normas culturales de sus países. ¿A cuántos niveles de la cultura nos hemos referido en un solo párrafo? Varios! Analicemos cuáles: Sigue leyendo

¿Qué tipo de cultura estás creando?


La cultura está en cambio y transformación constante. Fenómenos diarios sociales, económicos, políticos, ambientales, geográficos, religiosos, entre otros, van dando forma al sistema de valores y de creencias de nuestro grupo social. Pero el lenguaje, juega un rol fundamental en la creación de nuestra cultura, de nuestros paradigmas y nuestras formas de ver el mundo; y es el elemento sobre el cual queremos desafiar al lector en esta ocasión.

“El lenguaje es la llave al corazón de la cultura”. El lenguaje es más que una herramienta de comunicación. Éste refleja las creencias, expectativas y percepciones de quienes lo hablan, tal como lo hemos presentado en artículos anteriores como “idiomas diferentes, mundos diferentes”  y “las habilidades que heredamos de nuestro idioma”.

Diferentes investigaciones han demostrado que tanto las estructuras gramaticales como el vocabulario que utilizamos en nuestro lenguaje, reflejan nuestra cultura y al mismo tiempo la crean diariamente. Lo que expresamos influencia directamente nuestra forma de ver las cosas, de percibir a los otros y de interactuar con los otros. Puede limitar o facilitar una relación de colaboración con personas de otras culturas o grupos sociales, puede generar y diseminar sentimientos y comportamientos de odio, rechazo, discriminación o violencia,  o simplemente estimular o desestimular nuestro compromiso en la resolución de conflictos. Sigue leyendo