Primer informe sobre Tendencias en Equipos Globales


Iceberg Inteligencia Cultural acaba de publicar el primer informe de la encuesta en Tendencias en Equipos Globales en América Latina. Los resultados son fascinantes! El trabajo virtual es una parte crítica del día a día de los profesionales. De hecho, cerca del 30% de los profesionales encuestados pasa más de la mitad de su día laboral interactuando con compañeros de su equipo global. Además, las reuniones presenciales siguen siendo importantes, sin embargo, un 40% de los encuestados admite que nunca se reúne  cara a cara con sus colegas internacionales.

Por otra parte, la diversidad cultural es una variable constante en los equipos globales. Aun así, la diversidad en un equipo surge por circunstancias funcionales, no por los beneficios que devienen de ella. No sorprende que cerca de la mitad de los encuestados es consciente de alguna situación en la cual un mal entendido por diferencias en las formas de comunicarse o trabajar de las personas, le haya costado al equipo o a la compañía una oportunidad! Sigue leyendo

4 consejos que te ayudarán a gestionar la diversidad en tu equipo global


Los equipos globales se caracterizan por tener una composición más diversa que los equipos tradicionales. Son diversos en términos de nacionalidades. Pero también porque por lo general estos equipos son creados para atender asuntos estratégicos que son usualmente diversos en términos las funciones y especialidades que involucran, y de las unidades de negocio que representan (cada una con sus prioridades y necesidades). Esta composición diversa tiene implicaciones enormes. Por un lado, los equipos globales ofrecen un gran potencial de creatividad e innovación, especialmente por las nuevas perspectivas que traen “desde afuera”. Aunque por otro lado, las interacciones entre los miembros del equipo suelen presentar un mayor grado de dificultad. Que un equipo global tenga un desempeño superior o inferior al de un equipo homogéneo, depende de cómo se gestionan los factores de la diversidad y la virtualidad. Veamos a continuación 4 acciones que puedes poner en práctica:

  1. El punto de partida: Similitudes y diferencias son importantes

Los equipos globales deben considerar tanto sus similitudes como sus diferencias a la hora de pensar en gestionar la diversidad. Lo curioso es que la reacción más común hacia la diversidad es enfocarse sólo en las similitudes. Esta estrategia casi automática, puede llegar a mover a los equipos de una zona de bajo desempeño a una zona de desempeño medio. Lo cual implica una mejora, pero también que aún se está perdiendo el potencial que ofrece la diversidad. Sigue leyendo

Lluvia de ideas para un brainstorming en equipos globales


Muchas organizaciones y equipos utilizan al “brainstorming” (lluvia de ideas) como mecanismo central para generar nuevas ideas. Y para obtener mejores resultados, se suele afirmar que mientras más diverso sea el grupo, mayor es el potencial de ideas innovadoras. Bueno, no siempre resulta de esta manera de acuerdo a un artículo del HBR.

El brainstorming encaja mejor con algunas personalidades y culturas que con otras. Aquellos extrovertidos que “piensan en voz alta” y algunos occidentales que han crecido en un contexto educativo que exige la participación en clases, suelen sobresalir en las sesiones de brainstorming. Sin embargo, algunas personas de otras partes del mundo, crecieron en aulas donde se enseñaba a pensar antes de hablar y a evitar sobresalir con ideas originales. Como resultado, muchas personas se retraen en las sesiones de brainstorming y no expresan casi nada.

De acuerdo a un estudio realizado por el Cultural Intelligence Center, en más de 55.000 profesionales de 98 países, existen varios desafíos que enfrentan los equipos globales a la hora de gestionar una sesión de brainstorming: Sigue leyendo

¿Dónde debería reunirse un equipo global?


Los equipos globales funcionan mejor cuando sus miembros pueden conocerse en persona.  Esto les da la posibilidad de generar vínculos más estrechos, al punto de hacerles más fácil el agarrar el teléfono y contactarse cuando surge algún problema, y claramente aumenta la efectividad en la colaboración. Sin embargo, mientras los equipos se dispersan entre cada vez más países, no siempre es posible ofrecer la posibilidad de encontrarse cara a cara: los presupuestos limitados de viajes, la disrupción que puede generar en el trabajo y en las familias y la enorme huella de carbono asociada a los viajes internacionales, exige ser estratégicos a la hora de planificar cómo reunir al equipo.

Ahora bien, si un equipo finalmente lograr coordinar una reunión presencial, ¿dónde sería la mejor opción para reunirse? Muchos líderes optan por un offsite (un lugar fuera de la compañía) para reunirse en los inicios de un proyecto con el fin de solidificar las relaciones. Sin embargo, de acuerdo a un estudio realizado por Mark Mortensen, las reuniones offsite tienen pocos efectos duraderos, mientras que las visitas a las oficinas locales, donde los miembros del equipo pueden trabajar a la par de sus colaboradores distantes, aprendiendo unos de los otros, mejora la colaboración en el largo plazo. Sigue leyendo

Siete pasos para crear un equipo diverso


Nunca subestimes el poder de un equipo diverso. Los grandes líderes comprenden las limitaciones de formar un equipo con personas que piensan, sienten y se comportan igual. También perciben la pérdida de oportunidades que acarrea la uniformidad. Estos líderes valoran las diferencias y se esfuerzan por formar grupos de personas diversas. Van más allá de las razones de justicia e integridad, sino que también son conscientes del impacto de la diversidad en el desempeño organizacional.

Los atributos personales que son irrelevantes a la capacidad de una persona  para funcionar en un rol determinado, nunca deberían determinar las oportunidades y beneficios que reciben. Los equipos que se forman a partir de la diversidad de perfiles tienen más posibilidad de brindar una bocanada de conocimiento, habilidades y experiencias que mejoran los resultados que podrían alcanzar. Innovación, agilidad y resolución de problemas son algunos ejemplos de las capacidades grupales que pueden ser fortalecidas a través de la diversidad.

Para construir y aprovechar las oportunidades y beneficios de un equipo diverso, es preciso seguir los siguientes 7 pasos: Sigue leyendo

La tiranía del idioma en los equipos multiculturales


Una buena comunicación entre colegas del trabajo lleva a un efectivo intercambio de conocimientos, toma de decisiones, coordinación, y por último, resultados de desempeño. Ahora bien, ¿qué sucede cuando en un equipo global las personas tienen diferentes niveles de fluidez en el idioma en común escogido? Simple, termina sufriendo la calidad de la comunicación. Los miembros del equipo que puedan comunicarse mejor en la lengua franca de la organización (por lo general inglés) suelen ejercer la mayor influencia, mientras que aquellos que menos dominan ese idioma, con frecuencia se inhiben y se retraen. La “tiranía” del idioma en los equipos globales se hace presente.

A la hora de trabajar en un equipo global, casi siempre podemos encontrar algunas personas que suelen monopolizar la conversación por la fluidez en el manejo de la lengua, mientras que otros apenas expresan algunas palabras. Casi por inercia, nuestra evaluación de los más participativos es positiva, mientras que solemos juzgar a los demás como desinteresados, tímidos o simplemente inexpertos. En otras palabras, solemos evaluar el talento y el desempeño casi exclusivamente en base al manejo del idioma. Para mitigar estos efectos negativos en parte del equipo (por lo general la mayor parte), Tsedal Neeley nos comparte 3 reglas básicas de comunicación en las reuniones que deben ser respetadas por todos los miembros del equipo: Sigue leyendo

Paralelismos entre la comida fusión y un equipo multicultural


Como resultado de corrientes migratorias, algunos argumentan que nació en Australia y otros dicen que en Estados Unidos. Mientras tanto, hay quienes afirman que se ha originado en las zonas fronterizas. Sea cual sea el caso, la comida fusión ha ganado una gran cantidad de adeptos en el mundo. El uso de diferentes ingredientes y las mezclas innovadoras que se pueden conseguir, en ocasiones posicionan a sus platillos en otro nivel con respecto a la gastronomía tradicional.

Lo mismo sucede con los equipos multiculturales. Cada vez son más las empresas que buscan crear equipos multiculturales a propósito (ya sea trasladando a sus miembros a un solo lugar o construyendo equipos virtuales); y es que los resultados que puede alcanzar un equipo multicultural que encuentra la mezcla y armonía adecuada de los diferentes estilos propios de sus integrantes, pueden situarse también en otro nivel con respecto a los equipos tradicionales u homogéneos. Tomando el caso de éxito de la comida fusión, veamos algunos aspectos a tener en cuenta en la creación de equipos multiculturales efectivos: Sigue leyendo

Expectativas claras, ¿resultados confusos?


Una compañía argentina de productos de software en plena expansión regional, decidió contratar personas de diferentes países para hacer frente a los desafíos de esta nueva etapa.

Al departamento de Marketing y Ventas llegó María Guadalupe, una mexicana que, en su proceso de selección, había demostrado ser muy creativa. Roberto, el líder del área, le asignó como primer proyecto realizar una investigación de mercados en 3 países de América Latina; México, Colombia y Perú. Antes de iniciar el proyecto, se reunieron para aclarar los resultados que se esperaban del trabajo y ambos llegaron a un acuerdo sobre los objetivos a cumplir y la fecha de entrega, la cual había sido pactada para dentro dos meses después. En esta reunión, Roberto también expresó lo que esperaba de su forma de trabajo;que pudiera auto gestionarse, ser autónoma, y que si tenía dudas o quería revisar algunos temas no dudará en preguntárselo. Sigue leyendo

¿Eres capaz de cambiar tus paradigmas?


Esta semana, durante nuestro primer webinar del ciclo “Herramientas interculturales para profesionales globales”, quise compartir una de las claves para facilitar nuestro proceso de adaptación cultural cuando estamos trabajando con personas de otras culturas, la cual se trata justamente de cambiar nuestros paradigmas. En mi experiencia, he encontrado que cuando logras hacer esto, las posibilidades de trabajar y comunicarte efectivamente en contextos multiculturales se ven ampliamente potenciadas, así que me pareció que sería interesante compartir también con nuestros lectores.

Para empezar, ¿qué son paradigmas? En nuestros talleres, cuando pedimos a los participantes tratar de definir qué es cultura, una de las tantas palabras que se les viene a la cabeza es justamente, “paradigmas”. Un paradigma es la manera en la que vemos o percibimos las cosas, pero también la manera en que creemos que deberían ser. Son concepciones que hacen parte de nuestra cultura y que tenemos muy arraigadas en nuestro inconsciente. Stephen Covey, en su libro los 7 hábitos de la gente altamente efectiva, presenta una analogía bastante interesante y gráfica. Y nos dice que un paradigma es como un mapa. Y un mapa es el modelo de un territorio, una representación, pero para nada es el territorio en sí. De hecho hay muchos mapas que no son muy precisos. Sigue leyendo

No es la multiculturalidad, es la interculturalidad


La interculturalidad es un tema nuevo y bastante inexplorado en América Latina. Entre tantos mitos, enredos y desconciertos sobre el tema, la confusión entre multiculturalidad e interculturalidad es bastante frecuente, al punto que suelen utilizarse indistintamente. Sin embargo, existen diferencias concretas entre ambos términos y es importante poder definirlas para comprender su alcance y utilidad en el contexto global actual.

Como punto de partida, comencemos definiendo el concepto de cultura: Una cultura es el conjunto de valores, creencias, hábitos, costumbres, etc. aprendidos, compartidos y transmitidos por un grupo de personas interactuantes. De acuerdo a Geert Hofstede, la cultura es la programación colectiva de la mente, lo que distingue a los miembros de un grupo de personas de otro. De acuerdo a esta definición, la cultura no está exclusivamente limitada a cuestiones de nacionalidad, etnia o región, sino que incluye a todas las personas o grupos sociales que se sienten excluidos del núcleo dominante (géneros, preferencias sexuales, generaciones, religiones, clases sociales, etc.). Sigue leyendo