¿Qué significa ser un verdadero nacional de tu país?


¿Qué tan “argentino” eres? ¿Qué te hace “mexicano”? ¿A quién considerarías un “colombiano”? ¿Por qué creerías que tal persona no es suficientemente “chilena”?

En épocas donde el nacionalismo parece fortalecerse en el mundo y el discurso xenófobo de varios líderes globales hacia los extranjeros se intensifica, vale la pena preguntarse “¿quién es verdaderamente uno de nosotros?”. La identidad de los países es un concepto relativamente ambiguo y ampliamente dinámico, que involucra una mezcla de valores, idioma, historia, cultura y ciudadanía. En definitiva ¿cómo se puede definir si alguien es genuinamente de tal país? Sigue leyendo

Sobre “lógicas” latinas y japonesas


En los últimos días estuve viendo que varias personas compartían en las redes sociales la siguiente imagen:

Lógica

Como era de esperarse, las reacciones fueron variadas, desde los que se sintieron totalmente identificados con la comparación y la utilizaron como excusa del subdesarrollo de América Latina, hasta los que se sintieron ofendidos por una frase aparentemente malintencionada, prejuiciosa y discriminativa. Entendiendo que el lenguaje juega un rol fundamental en la creación de una cultura, de sus paradigmas y sus formas de ver el mundo; ¿cómo podemos analizar a esta comparación de manera consciente? Propongo 4 pasos simples: Sigue leyendo

La descolonización pendiente de América Latina


Hace unos años se realizó un estudio en México sobre racismo infantil, el cual se replicó en varios países de América Latina (Guatemala, Chile, República Dominicana, etc.) con iguales resultados. El estudio consistía en mostrarles a niños locales 2 muñecos con distintos color de piel: uno con piel marrón o negra (dependiendo de lo preponderante en el país) y otro blanco. Luego se les hacía una serie de preguntas simples tales como: “¿Cuál de los muñecos es bonito?” “¿Cuál de los 2 crees que es malo?” “¿Quién crees que será pobre en el futuro?”. El color de piel parecía ser determinante en definir al malo, al feo o al pobre. En otras palabras, estos niños crecen excluyéndose a sí mismos, sintiéndose inferiores y avergonzados por características físicas propias. La colonización cultural no ha concluido en algunos países latinoamericanos.

En el mes de la diversidad cultural, donde los países latinoamericanos recuerdan la llegada de los europeos a estas tierras y la subsiguiente subyugación de los pueblos originarios, los ojos de muchos latinoamericanos aún están puestos en Estados Unidos y/o Europa como ejemplo de civilización; los que vinieron a salvarnos de la barbarie y a los que aún esperamos que nos salven de la misma. Este fenómeno, que ocurre en muchos sectores de las sociedades latinoamericanas, se conoce como un “etnocentrismo reverso”, en dónde los estereotipos negativos son dirigidos hacia las personas de su propia cultura, mientras que otras culturas son enaltecidas sin críticas objetivas. Sigue leyendo

Cómo saber si soy culturalmente sensible


No hay peor nivel de ignorancia que cuando uno no sabe que no sabe. Si al menos uno supiera que no sabe, podría tomar cartas en el asunto para poder salir de su ignorancia. Lamentablemente, en el ámbito de la interculturalidad, muchas personas se encuentran sumidas en la idea de que son culturalmente sensibles, que tienen habilidades interculturales o que son sumamente abiertos hacia las diferencias.

Acá vamos a dejar en evidencia cuánta ignorancia intercultural existe, incluso en muchas personas que tienen un elevado grado de exposición internacional. Si quieres saber si eres culturalmente sensible, piensa si alguna vez dijiste alguna de estas frases:

“Las personas de X país son…”

Completa la descripción como quieras (lentos, sumisos, fríos, mentirosos, rígidos, etc), pero claramente estas demostrando una falta de sensibilidad cultural. ¿Por qué? Porque no todas las personas de un país son de determinada manera y al realizar una generalización de este tipo, muy posiblemente estés cayendo en un estereotipo, los cuales por lo general son negativos (aunque también los hay positivos). Además de injustos y contraproducentes, los estereotipos limitan enormemente tu capacidad de relacionarte efectivamente con las personas de ese país. Sigue leyendo

¿Cuál es tu nivel de sensibilidad intercultural? – Etapas etnocéntricas


Está claro que la reacción hacia las diferencias culturales varía entre personas. Esto fue lo que observó y transcribió Milton J. Bennett en su famoso Modelo de Desarrollo de Sensibilidad Intercultural (DMIS). En el mismo afirma que los individuos, en ambientes corporativos y académicos, lidian con las diferencias culturales en algunas formas predecibles mientras evolucionan en sus habilidades interculturales. Utilizando conceptos de psicología cognitiva y el constructivismo, organizó estas observaciones en 6 etapas de sensibilidad creciente hacia las diferencias culturales. 

El supuesto subliminal del modelo es que mientras más complejas y sofisticadas se vuelven nuestras experiencias interculturales, más se incrementa nuestra competencia intercultural. Cada etapa se expresa en ciertas actitudes y comportamientos respecto a las diferencias culturales. Si logramos reconocer nuestra orientación cognitiva hacia las diferencias culturales, podremos desarrollar un plan de acción para facilitar la transición hacia la siguiente etapa.

Las primeras 3 etapas del modelo son etnocéntricas, lo que implica que de alguna manera, se percibe a la cultura propia como elemento central de la realidad:

 

Sigue leyendo

Cuando el conocimiento se desborda


El aprendizaje intercultural se encuentra lleno de sabiduría popular y mitos nunca cuestionados y tomados como verdades absolutas. Hemos incluso dedicado un artículo entero a este tema. Sin embargo, a esta larga lista de mitos se ha sumado uno nuevo, corriente y muy usual que dice así:

“Es más fácil aprender sobre la cultura de un país cuando se proviene de un país relativamente cercano, o al menos donde se hable el mismo idioma”. Es decir, muy posiblemente a los mexicanos les será más fácil aprender e interactuar con argentinos que a los indios, dado que viven en un mismo continente y hablan el mismo idioma. Nada más lejos de la realidad. Sigue leyendo

Tu cultura, ¿qué parte del elefante toca?


Quizás uno de los desafíos más grandes que se presentan en contextos multiculturales, es el de abstraerse de uno mismo de manera de no juzgar a los otros en base a su propia cultura o personalidad. ¿Qué criterios, además de los propios, suelo utilizar cuando observo y evalúo a las personas de otras culturas? La verdad es que cuando uno opina sobre las personas de “X” país, por lo general, habla más de sí mismo que de las personas de ese país. La magnitud de esta barrera intrínseca y natural es evidente: ¿Cómo podemos pretender adaptarnos a nuestras contrapartes extranjeras si no podemos ver las cosas como ellos las ven?

Una parábola de origen indio, bastante conocida en la actualidad, ilustra con claridad la naturaleza inexpresable de la verdad, lo condicionado que nos encontramos por nuestra propia “realidad” y la necesidad de comunicación, inclusión y respeto por las diferentes perspectivas, especialmente en ambientes multiculturales. En las distintas versiones de la historia, un grupo de hombres ciegos (u hombres en la oscuridad) tocan el cuerpo de un elefante, animal que se encuentran por primera vez, para comprender cómo es. Cada uno de ellos toca una parte distinta, pero solo una parte, como por ejemplo su lateral o su trompa. Luego ellos comparan sus observaciones y se dan cuenta que no coinciden en nada. Sigue leyendo

Una enseñanza intercultural de los monos


Nuestra percepción de la realidad se encuentra directamente influenciada por la cultura dónde crecimos. Desde nuestra más temprana niñez, a través de nuestros padres, la escuela, la sociedad, etc. se van formando nuestros valores y creencias que determinan en gran medida y de manera inconsciente, cómo juzgamos y respondemos ante distintas situaciones. Si es nuestro objetivo ser efectivos en contextos multiculturales, necesitamos volvernos conscientes del poder gobernante que tiene la cultura en nuestro propio comportamiento. ¿Acaso puedes responder por qué te comportas como te comportas o piensas como piensas? La siguiente paradoja surgida de una investigación refleja claramente lo difícil que es reconocer el poder gobernante e inconsciente de nuestra cultura:

En un experimento se metieron cinco monos en una habitación. En el centro de la misma ubicaron una escalera, y en lo alto, unas bananas. Cuando uno de los monos ascendía por la escalera para acceder a las bananas, los investigadores mojaban al resto de monos con un chorro de agua fría. Al cabo de un tiempo, los monos asimilaron la conexión entre el uso de la escalera y el chorro de agua fría, de modo que cuando uno de ellos se aventuraba a ascender en busca de una banana, el resto de monos se lo impedían con violencia. Al final, e incluso ante la tentación del alimento, ningún mono se atrevía a subir por la escalera.

En ese momento, los experimentadores extrajeron uno de los cinco monos iniciales e introdujeron uno nuevo en la habitación. Sigue leyendo

A una burbuja de distancia


Ya es sabido que muchos expatriados suelen tener grandes dificultades para adaptarse completamente a la vida en otro país. Son varios los malos hábitos que desarrollan y que a la larga impiden una verdadera inmersión y comprensión de la cultura local. Uno de los más comunes es apegarse exclusivamente a la comunidad de expatriados, en la búsqueda de recuperar un sentido de control sobre el ambiente cultural. Conocida como la “burbuja de expatriado”, no es más que una estrategia encubierta para mantenerse dentro de la zona de confort cultural y evitar zambullirse en lo “exótico” de la nueva cultura.

No es raro encontrar a expatriados en un país que se encuentran totalmente aislados de la cultura local y que invierten gran parte de su tiempo trabajando o compartiendo con otros expatriados. Y aunque ya sean 1 o 2 años que se encuentran en Bogotá por ejemplo, aún están muy alejados de lo que se podría llamar la “verdadera” Bogotá. En un entretenido artículo, Edward Falzon describe cómo descubrió que se encontraba en una burbuja en sus primeros años como expatriado en Shanghái, China. A través de esta experiencia pudo identificar 3 indicadores clave de que la burbuja se encuentra en proceso de consignar a una persona a una vida de cómoda ignorancia: Sigue leyendo

Nuestra carga cultural más pesada


“¿Cómo puede ser que las personas de ese país sean tan intolerantes?” “No entiendo porqué son tan lentos”, “Qué poca iniciativa tienen las personas de ese país”

Quizás el obstáculo más difícil de superar en el entendimiento de otra cultura sea el “etnocentrismo”. Literalmente significa “cultura centrada” y se refiere a la tendencia de las personas a evaluar el comportamiento extranjero bajo los estándares de la propia cultura. Esto lo podemos identificar cada vez que escuchamos que las personas comparan y critican a otra cultura sin entender adecuadamente el contexto cultural que explica tales comportamientos. Dado que por lo general nuestra cultura es la única que aprendemos (o al menos la primera), solemos asumir que nuestra conducta es la correcta y la de los otros, incorrecta, adoptando cierto sentimiento de superioridad. En el peor de los casos, una actitud etnocéntrica puede contribuir al prejuicio, al conflicto interracial y al desprecio por los extranjeros.

El etnocentrismo es construido y alimentado desde que nacemos, a través de la educación, la media y de cómo se nos relatan los eventos históricos. Sigue leyendo