De qué hablamos cuando hablamos de cultura organizacional


Son pocos los elementos que suelen considerarse críticos para mejorar la competitividad de una empresa. La cultura organizacional es sin duda uno de ellos. De hecho, la cultura organizacional sirve de marco de referencia a los miembros de la organización y ofrece las pautas acerca de cómo las personas deben conducirse en ésta. En muchas ocasiones la cultura organizacional es tan evidente que puede percibirse cómo la conducta de las personas cambia en el momento en que traspasan las puertas de la organización.

Sin embargo, ¿es correcto considerar a la empresa como un ente cultural? La idea de concebir a las organizaciones como culturas (en las cuales hay un sistema de significados comunes entre sus integrantes) constituye un fenómeno bastante reciente. El término “cultura” ha sido tomado directamente del campo antropológico, en donde existe un amplio acuerdo sobre ciertas características del concepto, aunque también considerables desacuerdos sobre otras. En términos generales, los acuerdos son los siguientes:

  1. Todos los seres humanos tienen una cultura y no serían humanos sin ella
  2. Diferentes personas/naciones/grupos étnicos/etc. varían en sus culturas
  3. Dentro de cada unidad mayor existen variaciones subculturales
  4. La cultura es adquirida e internalizada en el curso del desarrollo de una persona

Sigue leyendo

Porqué la diversidad (aun) no es algo estratégico en tu empresa


La diversidad en la empresa es un reflejo de las variables demográficas existentes en una sociedad. Por lo tanto, la diversidad se producirá en la empresa cuando las características socioculturales que definen a la sociedad en la que dicha organización actúa, se reflejan en la plantilla de trabajadores. Dentro de un contexto globalizado, este parámetro deja a las empresas sin alternativas: o aprender a lidiar con la diversidad o aislarse de la propia realidad empresarial.

Sin embargo, muchas empresas sólo se limitan a promover la tolerancia y tratar imparcialmente a las personas de diferentes grupos culturales, cuando el verdadero significado de apreciar la diversidad consiste en respetar, potenciar y disfrutar de una amplia gama de diferencias culturales e individuales. Este es el único camino para maximizar la productividad a través de la diversidad.

Ahora bien, existen dos razones que pueden motivar a las organizaciones a incluir el componente estratégico en la gestión de la diversidad: Sigue leyendo