Hokkaidō, la isla japonesa que no es culturalmente japonesa


Cada vez es más claro que la historia y la geografía tienen un impacto subliminal y sorprendente en nuestra manera de pensar. La influencia es tan potente que, por ejemplo, los tipos de alimentos que solían cultivar nuestros antepasados han moldeado nuestro pensamiento, o un solo río ha sido capaz de marcar los límites entre dos estilos cognitivos diferentes. También la necesidad de conquista de un territorio desolado y agreste puede acuñar valores que parecen ajenos a los de los vecinos más cercanos. Esto fue exactamente lo que sucedió en Hokkaidō. Sigue leyendo

No es la multiculturalidad, es la interculturalidad


La interculturalidad es un tema nuevo y bastante inexplorado en América Latina. Entre tantos mitos, enredos y desconciertos sobre el tema, la confusión entre multiculturalidad e interculturalidad es bastante frecuente, al punto que suelen utilizarse indistintamente. Sin embargo, existen diferencias concretas entre ambos términos y es importante poder definirlas para comprender su alcance y utilidad en el contexto global actual.

Como punto de partida, comencemos definiendo el concepto de cultura: Una cultura es el conjunto de valores, creencias, hábitos, costumbres, etc. aprendidos, compartidos y transmitidos por un grupo de personas interactuantes. De acuerdo a Geert Hofstede, la cultura es la programación colectiva de la mente, lo que distingue a los miembros de un grupo de personas de otro. De acuerdo a esta definición, la cultura no está exclusivamente limitada a cuestiones de nacionalidad, etnia o región, sino que incluye a todas las personas o grupos sociales que se sienten excluidos del núcleo dominante (géneros, preferencias sexuales, generaciones, religiones, clases sociales, etc.). Sigue leyendo