Seis tipos de profesionales en contextos multiculturales


Trabajar en un contexto internacional es un desafío tan peculiar que no todas las personas alcanzan el mismo nivel de productividad que cuando trabajan con compatriotas. Tampoco todas las personas llegan a disfrutarlo de la misma manera. Es por esto quizás que a la hora de trabajar con personas de otras culturas (ya sea de manera presencial o virtual), las actitudes suelen ser tan divergentes. A lo largo de nuestros 8 años de experiencia desarrollando profesionales con inteligencia cultural en América Latina, hemos detectado a seis tipos de profesionales que reaccionan de manera diferente al trabajo intercultural: Sigue leyendo

Aquellas hermosas y brillantes mentes cosmopolitas


Gran parte de las organizaciones internacionales se encuentran en búsqueda de líderes que puedan moverse con agilidad entre países y culturas, que se embarquen en asignaciones de expatriados, que comprendan mercados disímiles y que gestionen equipos diversos. Parece una misión imposible… ¿dónde podrían encontrar un talento como tal?

Linda Brimm recomienda en su artículo en el HBR, buscar a personas que ella denomina “cosmopolitas globales”, esto es, profesionales multilingües altamente educados, que han vivido, trabajado y estudiado por períodos extensivos fuera de sus regiones nativas. Ya sea que su exposición internacional haya comenzado en su niñez o más tarde, sus investigaciones confirman que estas personas poseen 5 características esenciales que los deja mejor equipados que sus pares menos globales, para enfrentar los desafíos complejos del mundo multicultural: Sigue leyendo

Se buscan sólo peruanos


La empresa era una representación pura de la cultura peruana. Había nacido de un sueño de un grupo de peruanos, en territorio peruano y con capitales peruanos; y con esfuerzo y sudor se fue posicionando como una de las más exitosas empresas del país. Como a toda compañía con perspectivas de crecimiento, el mercado local le quedó chico, y comenzó a explorar oportunidades en otros horizontes. De esta manera, logro consolidar su presencia en más de 20 países y en 3 continentes.

De repente, un dilema comenzó a evidenciarse entre la cúpula directiva de la empresa. ¿Somos una empresa peruana o una empresa multinacional? ¿Deberíamos intentar mantener la esencia cultural peruana, o deberíamos transicionar hacia una cultural global? Lo que inicialmente se presentó como una cuestión sin mayor importancia, eventualmente se transformó en una decisión crítica cuando se comenzó a analizar la posibilidad de incorporar a la dirección general a un chileno. Un grupo de peruanos de la comisión directiva se opuso tajantemente: “Esta es una empresa peruana por lo que el liderazgo debe permanecer en manos peruanas, y por ningún motivo deberíamos incorporar a un chileno”. Otros pocos sostenían que no importaba la nacionalidad, sino más bien las competencias necesarias para dicho cargo. Sigue leyendo

La travesía interna hacia la inteligencia cultural


Las personas interesadas en desarrollar inteligencia cultural necesitan detenerse un instante y reflexionar si están dispuestas a enfrentar algunos interrogantes personales e incómodos. El camino a la inteligencia cultural atraviesa el interior de nosotros mismos, en donde deberemos realizarnos preguntas tan difíciles y desafiantes como gratificantes. Descarga la Guía El camino del interculturalista: Cómo desarrollar mi carrera de profesional intercultural

Ser un profesional con inteligencia cultural exige 3 mentalidades fundamentales: Sigue leyendo

Cómo saber si soy culturalmente sensible


No hay peor nivel de ignorancia que cuando uno no sabe que no sabe. Si al menos uno supiera que no sabe, podría tomar cartas en el asunto para poder salir de su ignorancia. Lamentablemente, en el ámbito de la interculturalidad, muchas personas se encuentran sumidas en la idea de que son culturalmente sensibles, que tienen habilidades interculturales o que son sumamente abiertos hacia las diferencias.

Acá vamos a dejar en evidencia cuánta ignorancia intercultural existe, incluso en muchas personas que tienen un elevado grado de exposición internacional. Si quieres saber si eres culturalmente sensible, piensa si alguna vez dijiste alguna de estas frases:

“Las personas de X país son…”

Completa la descripción como quieras (lentos, sumisos, fríos, mentirosos, rígidos, etc), pero claramente estas demostrando una falta de sensibilidad cultural. ¿Por qué? Porque no todas las personas de un país son de determinada manera y al realizar una generalización de este tipo, muy posiblemente estés cayendo en un estereotipo, los cuales por lo general son negativos (aunque también los hay positivos). Además de injustos y contraproducentes, los estereotipos limitan enormemente tu capacidad de relacionarte efectivamente con las personas de ese país. Sigue leyendo

Los gerentes multiculturales marcan la diferencia


En el corazón de cualquier empresa global, yace una tensión que nunca es resuelta completamente: Alcanzar economías de escala y alcance exige cierta uniformidad e integración de las actividades a lo largo de los mercados. Al mismo tiempo, operar en mercados regionales y nacionales, requiere la adaptación de los productos, servicios y modelos empresariales a las condiciones locales. En esta conjunción se desarrolla la relevancia de los gerentes multiculturales.

Los gerentes multiculturales en compañías como L’Oreal han emergido del creciente pool de “talento internacional” que se desarrolló a lo largo de la década pasada, brindando su experiencia y enfoque en los “nuevos mercados”. No ha tomado mucho tiempo para que sus colegas se dieran cuenta de sus habilidades únicas y de su gran utilidad. Los gerentes multiculturales pueden ser determinantes en el éxito de los proyectos y procesos internacionales. Hae-Jung Hong, profesor del Rouen Business School, realizó una serie de investigaciones en el gigante de la cosmética L’Oreal, las cuales demuestran cómo las características únicas de las mentes multiculturales les han permitido ejecutar cinco roles críticos mejor que sus homólogos monoculturales. Sigue leyendo

Tu cultura, ¿qué parte del elefante toca?


Quizás uno de los desafíos más grandes que se presentan en contextos multiculturales, es el de abstraerse de uno mismo de manera de no juzgar a los otros en base a su propia cultura o personalidad. ¿Qué criterios, además de los propios, suelo utilizar cuando observo y evalúo a las personas de otras culturas? La verdad es que cuando uno opina sobre las personas de “X” país, por lo general, habla más de sí mismo que de las personas de ese país. La magnitud de esta barrera intrínseca y natural es evidente: ¿Cómo podemos pretender adaptarnos a nuestras contrapartes extranjeras si no podemos ver las cosas como ellos las ven?

Una parábola de origen indio, bastante conocida en la actualidad, ilustra con claridad la naturaleza inexpresable de la verdad, lo condicionado que nos encontramos por nuestra propia “realidad” y la necesidad de comunicación, inclusión y respeto por las diferentes perspectivas, especialmente en ambientes multiculturales. En las distintas versiones de la historia, un grupo de hombres ciegos (u hombres en la oscuridad) tocan el cuerpo de un elefante, animal que se encuentran por primera vez, para comprender cómo es. Cada uno de ellos toca una parte distinta, pero solo una parte, como por ejemplo su lateral o su trompa. Luego ellos comparan sus observaciones y se dan cuenta que no coinciden en nada. Sigue leyendo

Prueba de ADN global


Al igual de que existen personas que parecen tener un don natural hacia el liderazgo, también existen personas que parecen desenvolverse efectivamente de manera instintiva en contextos multiculturales. ¿Esto nos lleva a preguntarnos si la inteligencia cultural es una cualidad innata de nacimiento o si simplemente se va desarrollando a lo largo de los años?

Edgar H. Schein, un ex-profesor del MIT, afirma en su libro “Career Anchors”, que la vocación y la orientación profesional son profundos factores de motivación que impulsan a las personas a tomar decisiones de carrera consistentes con sus propias identidades. De esta manera, es fácil descubrir que existen personas con una clara inclinación personal y profesional hacia actividades que impliquen la interacción con personas de otras culturas. Estas personas tienen una orientación de carrera internacional que se desarrolla desde una edad relativamente temprana en sus vidas. Poseen una irresistible atracción por las experiencias internacionales, y los desafíos culturales los impulsan y los motivan. Las personas con vocación global toman decisiones de carrera por iniciativa propia que les permiten construir sus competencias interculturales y desarrollar inteligencia cultural. Sigue leyendo

El paso más crítico hacia una mentalidad global


Piensa en la ubicación de tus clientes más importantes. ¿Cuántos de ellos fueron corporaciones multinacionales? Piensa con quiénes mantuviste la última conferencia telefónica. ¿Cuántas nacionalidades estaban presentes? Piensa en cuántos países opera tu firma y con qué frecuencia te cruzas con extranjeros en los pasillos de tu compañía. Piensa de qué países son las personas con las que has negociado contratos, debatido sobre políticas de RRHH o brindado servicios de contabilidad y finanzas. De una u otra manera, una cosa es casi segura: el éxito de tu carrera puede depender de tu habilidad para desarrollar una mentalidad global.

De acuerdo a la Universidad Thunderbird, que cuenta con más de 15 años de investigaciones en el tema, la mentalidad global es la habilidad para influenciar individuos, grupos y organizaciones de sistemas socioculturales diferentes al de uno mismo. Desarrollar una mentalidad global es crítico para que las empresas puedan explotar exitosamente su presencia en varios países y beneficiarse de la sinergia que significa trabajar con culturas distintas.

Pero, ¿cómo puede una persona desarrollar una mentalidad global? La respuesta más obvia a esta pregunta es: “Viviendo en otro país”. Sigue leyendo

Una estrategia local de alcance global


Hoy en día la globalización y la tecnología imponen un nuevo escenario competitivo lleno de desafíos. La búsqueda de talento, muchas veces escaso, empuja a las empresas a moverse a nuevos territorios y a redefinir las formas habituales de trabajar, pensar y comunicarse.

Las ventajas comparativas y competitivas que han desarrollado los países en los últimos años, han promovido la formación de “clusters” de conocimientos especializados, los cuales son aprovechados por las empresas globales. Un caso que ilustra este hecho es Chevron, la tercera empresa productora de petróleo y gas natural de Argentina, creó en el 2006 el Buenos Aires Shared Services Center (Bassc), el cual cuenta con una operación que ofrece servicios contables y de IT para apoyar los negocios de Chevron en América Latina, el Reino Unido y Estados Unidos. Las razones por las cuales Chevron creó este centro de servicios compartidos en Argentina, obedecen a las ventajas competitivas del país en la educación formal y el idioma inglés. Por su parte, Grundfos, uno de los principales fabricantes de bombas y sistemas de aguas residuales en el mundo, abrió un centro financiero de servicios compartidos en Budapest, un centro de tecnología de agua en Fresno, EE.UU. y una ensambladora de equipos sanitarios en Argentina, basándose siempre en las especialidades de cada región para el desarrollo de dichas actividades. Sigue leyendo