¿Eres un durazno o un coco?


Una pareja de expatriados estadounidenses que estaba viviendo en Argentina hacía ya más de 6 meses, me comentó lo difícil que era hacer amigos en Argentina. Su comentario me sorprendió ya que yo consideraba a la amistad como uno de los valores fundamentales de la Argentina. La pareja estadounidense era muy sociable y amistosa; y aunque sólo planeaban pasar 10 meses en el país, era su intención hacer amigos locales. Reflexionando al respecto y conversando con otros argentinos, descubrí que la mayoría de los grupos de amigos provenían desde la escuela, la universidad o el barrio, y se mantenían relativamente estables por mucho tiempo. ¿Era posible entonces hacer amigos en estas circunstancias?

Este es un clásico choque cultural y pasa tan a menudo en las interacciones interculturales a nivel personal y empresarial, que muchas veces tendemos a estereotipar sobre los ritos y preferencias de relacionamiento de otras culturas. El nivel de apertura personal y el proceso de generar confianza con extraños varía por país. Sigue leyendo

De la oficina a la cancha, de la cancha al tercer tiempo


Para nadie es una sorpresa que el fútbol en Argentina es una pasión. Cualquier extranjero que llega a vivir a Argentina sabe esto. Lo que no sepa quizás, es que más allá del deporte o el entretenimiento, el fútbol puede llegar a ser crítico para generar las relaciones de trabajo colaborativas con los colegas locales. Porque en Argentina el fútbol abarca muchísimos espacios de la vida personal y laboral de las personas, las cuales, a su vez, suelen estar bastante entremezcladas. Casi todo argentino es hincha de al menos uno de los clubes de fútbol del país. Casi la primera pregunta que surge luego de conocerse es: “¿De qué hincha sos?”. Algunos de los clubes más populares en términos de convocatoria de espectadores a sus respectivas canchas son: River Plate, Boca Juniors, Rosario Central, Newell’s Olds Boys, Independiente y Racing. Los lunes en todas las oficinas del país, son casi un rito las conversaciones sobre los partidos de los fines de semana. Las “cargadas” (expresión argentina de ridiculización irónica) y bromas de los victoriosos sobre los derrotados también son comunes, aunque hay que tener la sensibilidad y conocimiento suficiente como para no cruzar la línea de la tolerancia y generar algún conflicto. Sigue leyendo