El profesional estrella de una firma en México


Todos en la empresa hablaban muy bien de Sergio. De alguna manera, Sergio se había convertido en la estrella mayor entre los Gerentes Junior de la sede mexicana de una empresa global. Era el presente y futuro de la empresa. Para mí no dejaba de ser un misterio, pues si bien era verdad que Sergio me causaba una excelente impresión cuando conversaba con él, me llamaba poderosamente la atención que cada vez que lo encontraba en distintas partes de la empresa, siempre estaba en algún cubículo conversando con alguna persona. Su nivel de popularidad en la firma era muy visible. Una vez que fuimos a almorzar, en el trayecto de regreso desde la entrada de la firma hasta su oficina, había saludado con nombre y apellido, y una brevísima charla personal, al menos a unas 12 personas.

Un día me acerco a él y le pregunto directamente fiel al estilo argentino: “¿Vos cuándo trabajas si te la pasas conversando con las personas?”. Su respuesta me cambió la percepción del rol de las relaciones en el trabajo en México. Me dijo con una sonrisa: “Marcelo, cuando yo ingreso a una reunión, ya tengo todos los acuerdos logrados de antemano”. Sigue leyendo

Cabeza, cuerpo y corazón en nuestras interacciones interculturales


En un mundo donde el cruce de fronteras es una rutina, la inteligencia cultural se torna una aptitud y habilidad de vital importancia, y no sólo para los expatriados o profesionales globales, sino para cualquier persona. A lo largo de este blog hemos definido a la inteligencia cultural de varias maneras. El Harvard Business Review nos ofrece una nueva definición bastante interesante: “Es la capacidad aparentemente natural de una persona a interpretar gestos desconocidos y ambiguos de una persona de otra cultura, de la misma manera en que los compatriotas de esa persona lo harían.

Cuando experimentamos un choque cultural en un contexto diverso, solemos enfrentar 3 obstáculos: En primer lugar, no comprendemos totalmente las reglas ocultas de comportamiento por las cuales se rigen las personas de otra cultura. En segundo lugar, no logramos adaptar nuestros comportamientos para ser consistentes con los de las personas de la otra cultura. Por último, cuando reconocemos que la interacción no está funcionando, y nos descorazonamos. Estas 3 dificultades corresponden a los 3 componentes de la inteligencia cultural: el cognitivo, el físico y el emocional/motivacional. En otras palabras, la inteligencia cultural reside en el cuerpo, en el corazón y en la cabeza. Sigue leyendo

¿Eres un durazno o un coco?


Una pareja de expatriados estadounidenses que estaba viviendo en Argentina hacía ya más de 6 meses, me comentó lo difícil que era hacer amigos en Argentina. Su comentario me sorprendió ya que yo consideraba a la amistad como uno de los valores fundamentales de la Argentina. La pareja estadounidense era muy sociable y amistosa; y aunque sólo planeaban pasar 10 meses en el país, era su intención hacer amigos locales. Reflexionando al respecto y conversando con otros argentinos, descubrí que la mayoría de los grupos de amigos provenían desde la escuela, la universidad o el barrio, y se mantenían relativamente estables por mucho tiempo. ¿Era posible entonces hacer amigos en estas circunstancias?

Este es un clásico choque cultural y pasa tan a menudo en las interacciones interculturales a nivel personal y empresarial, que muchas veces tendemos a estereotipar sobre los ritos y preferencias de relacionamiento de otras culturas. El nivel de apertura personal y el proceso de generar confianza con extraños varía por país. Sigue leyendo

Una amistad rápida, pero significativa


¿Conociste alguna vez un TCK? En mi experiencia, son personas con un chip único que pueden ofrecerte momentos únicos! Tener un amigo TCK es algo que recomiendo mucho. Pero antes, ¿sabes lo que es un TCK? Veamos de qué se trata. Un Third Culture Kid, chico de tercera cultura en español, es una persona que ha gastado parte significativa de sus años de desarrollo fuera de la cultura de sus padres. Esta definición no es sólo alusiva a los chicos, sino también a los adultos que han tenido la experiencia de ser un TCK, los cuales tienen unos rasgos personales marcados por el hecho de haberse permeado de diferentes culturas, antes de que hayan podido desarrollar su propia personalidad e identidad cultural. Interactuar con un TCK es una experiencia particularmente interesante. Son personas que por lo general van a pensar o reaccionar diferente (a lo que solemos esperar). Sus historias y puntos de vista suelen dejarnos sorprendidos y asombrados. Y las conversaciones por lo general tienen otros límites. No obstante, interactuar con un TCK puede ponernos al mismo tiempo en una situación extraña, incómoda o confusa. Veamos por qué: Sigue leyendo

“No me hagas quedar mal”


Supongamos que eres un brasilero que acaba de llegar a trabajar a China. Uno de tus nuevos colegas chinos te presenta con entusiasmo ante sus compañeros y les dice: “Mariano viene de Sao Paulo, la capital de Brasil”. Saludas a tus nuevos compañeros y aclaras que la capital de Brasil no es Sao Paulo sino Brasilia. ¿Te has dado cuenta del error cultural que acabas de cometer?, ¿Sabes cuan grave puede llegar a ser?

En muchas de las culturas asiáticas como la china, malaya o japonesa, y también en varias culturas latinoamericanas, como la colombiana o mexicana, existe una regla máxima de interacción social que según el país, tiene diferentes matices. En algunos casos es tan significativa que hasta existe una palabra específica para hacer referencia a ésta, como por ejemplo “Mianzi” en China o “Hiya” en Filipinas. En las culturas latinoamericanas, expresiones como “avergonzar” o “hacer quedar mal”, transmiten una idea similar. Sigue leyendo