Tips Culturales Venezuela


En Venezuela, la familia es la institución más importante y tiene su influencia en distintos aspectos de la vida social y de los negocios.

A la hora de interactuar con venezolanos, ten en cuenta los siguientes consejos:

– Venezuela es un país altamente polarizado, e incluso más desde la presidencia del ex presidente Hugo Chávez.Ten en cuenta la delicada situación política que se encuentra atravesando el país y evita polemizar al respecto.

– La puntualidad es algo esperado, especialmente en los negocios. Asigna un buen colchón de tiempo extra para el tráfico, el cual suele ser un serio problema en Caracas.

– Disponer (o contratar) contactos e intermediarios de negocios puede ser clave, ya que suele agilizar el avance de las negociaciones.

– En una reunión de negocios, comienza con conversaciones informales que te permitan conocer a las personas. No apures un acuerdo de negocios.

– Muestra interés en la historia de Venezuela y aprende algo sobre Simón Bolívar.

– Evita elogiar o identificarte en demasía con los Estados Unidos. Otros temas a evitar son la explotación petrolera, la inflación, comparaciones  con Colombia o la corrupción.

 ¿Cuál es tu experiencia interactuando con venezolanos? ¡Compártenos otros tips interesantes!

Estos tips son sólo guías introductorias no definitivas. No pretendemos estereotipar ni emitir juicios sobre ninguna cultura. Si quieres desarrollar competencias interculturales para comunicarte y trabajar efectivamente con otras culturas, te invitamos a contactar nuestros consultores aquí.

Una perfecta intervención inoportuna


El choque cultural de una argentina en VenezuelaSin duda se trataba de la oportunidad que había estado esperando hacía mucho tiempo. Con casi 2 años de antigüedad en la empresa, sabía que el programa IIP de la firma (Intercambio Internacional de Profesionales) contenía todos los atributos de la experiencia internacional que anhelaba. Con estas sensaciones positivas, Verónica se subió al avión rumbo a Venezuela esperando dejar su “insignia” en los 3 meses que duraba la asignación internacional. Simultáneamente, un venezolano se encontraba viajando a la Argentina como parte del intercambio profesional.

Sus primeros días en el país fueron como suelen ser para cualquier expatriado: una luna de miel. Sus ojos, todavía teñidos de turista, percibían cierta aventura en todo lo nuevo y exótico que se le presentaba. Todo era maravilloso hasta que chocó con la dura e invisible pared de la cultura. En su segunda reunión semanal de equipo, lejos de la estruendosa bienvenida con la que fue homenajeada en la primera, comenzaron a tratar temas laborables más “sensibles” donde ya se percibía un aire un poco más serio. Verónica comenzó a observar la dinámica de la reunión y cómo todos escuchaban atentamente a Fernando, líder del equipo, mientras proponía una serie de mejoras en algunos procesos. Fue justamente una de sus sugerencias lo que encendió la alarma de Verónica y le permitió detectar una oportunidad para hacer una contribución relevante en la reunión. Sigue leyendo

Cuando las respuestas no llegan


Melisa, una gerente argentina de 28 años de una compañía global de carga de origen estadounidense, se comunica casi en forma diaria vía fax, teléfono e emails con colegas internacionales. Melisa suele describir su trabajo como una persona a cargo de “apagar pequeños incendios” y “encontrar soluciones creativas”. Es una empleada capaz, motivada, productiva y que es buena en lo que hace. Como sus colegas, Melisa es sumamente independiente, porque su compañía, a pesar de tener cerca de 10000 empleados en todo el mundo y más de 2 millones de dólares en ingresos, carece de algunas estructuras formales como un departamento de RRHH. Es parte de la cultura de la empresa esperar que los empleados sean creativos en la solución de problemas, que puedan pensar clara y rápidamente y que tomen las acciones necesarias para que las cosas se hagan.

La actividad actual de Melisa es comunicar, negociar y encontrar soluciones para varios aspectos de algunos nuevos procedimientos en el transporte con sus socios en Venezuela.  Realiza esto a través del teléfono y el intercambio frecuente de emails con su principal contacto venezolano, Juan Carlos. Melisa está un poco frustrada porque siente que gasta la mitad de su tiempo esperando respuestas, especialmente para las preguntas más complejas o para los cambios en los procesos. “¿Por qué son los venezolanos tan lentos?” se pregunta. “Esto es un negocio dinámico!”. Está comenzando a preguntarse si estos venezolanos están mostrando una versión de la actitud mexicana del “ahorita”.

¿Qué crees que es lo mejor que podría explicar esta situación? Acá hay 6 posibilidades:

  1. Sigue leyendo